viernes, 9 de marzo de 2012

Éxtasis creativo

Comentario de: Joaquín Romero
Crítico de arte
Colombia






         Desde Bolivia para toda Latinoamérica parece leerse en la obra pictórica de Orlando Arias Morales llena de Alegorías, independencia y rebeldía como la tierra Indoamericana. Ríos de sangre y angustia, de paz controvertida pero con cromatología sublime que arrastran ternura y delicadeza, así a lo largo de veinte años de intensa depuración decantando de su trabajo lo mejor encontramos hoy a un artista consagrado, Orlando Arias Morales, nacido en 1954 en Potosí-Bolivia pero criado en Cochabamba y radicado hace ocho años en Colombia en la ciudad de la eterna primavera Medellín.




 



         Pasan los tiempos y su obra como él mismo madura sin perder su esencia primordial, su estilo. En la compilación de su trabajo se nota siempre la utilización de los mismos fondos con textura lograda con el mismo material que aplica con disciplina total, algunas veces los fondos son velados, pero alegrados con la misma entonación cromática que por lo general comienza muy oscura y es culminada con violetas, azules o sienas. Figurativo no totalmente, en algunas de sus composiciones se desdibujan los trazos y la abstracción es aparente, logrando un éxtasis creativo que relaja al observador y lo hace compenetrar en la pintura dándole mil maneras de lectura.






         La temática de su última colección mucho tiene que ver con el común denominador de la gente afirma el artista, que el hombre viene perdiendo terreno ante las máquinas y ya parece ser una de ellas, por eso en su reciente simbología cubista, resalta la forma del hombre y de la máquina, fundidos en cubos que a manera de robots caminan y sueñan a color, vibra la entonación de la luz y hace que los volúmenes de esos cuerpos robotizados encuentren tridimensionalidad y quieran volar como la imaginación creativa de su autor.






         Poesía total describiendo sentimientos bondadosos, algunas veces dejándose arrastrar por la nostalgia y la querencia por su patria, pero siempre dejando símbolos fieles de su inconmensurable creatividad, así es la obra final del maestro Orlando Arias Morales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada